23 de abril de 2016

Vamos al Acto del Partido Obrero por el Día Internacional de los Trabajadores

"Contra el ajuste de Macri y los gobernadores, transformemos a la izquierda y los trabajadores en alternativa política"


El 29 de abril en Plaza Independencia se realizará el acto público en conmemoración del Día Internacional de los Trabajadores organizado por el Partido Obrero en el Frente de Izquierda. Iniciará a partir de las 19.30 hs y hablarán dirigentes y voceros del movimiento obrero de Tucumán. El acto cerrará con un discurso de Daniel Blanco, dirigente del Partido Obrero.




“El juicio no fue un espacio justo para Belén”

Reportaje a Soledad Deza, abogada e integrante de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal. Asumió la defensa de Belén luego de la sentencia (ver nota sobre la condena de Belén en http://www.po.org.ar/prensaObrera/online/mujer/tucuman-presa-por-abortar )

¿De qué la acusan a Belén?

Belén está acusada de homicidio doblemente agravado, por el vínculo y por alevosía.


¿Cómo fue el proceso del juicio y cuál es el resultado?

A mi modo de ver el juicio no fue un espacio justo para Belén. De entrada, es decir desde el Hospital, todas sus garantías fueron violadas. El equipo de salud que la atendió no guardó la confidencialidad propia de la relación médico-paciente involucrando a la policía en la atención de la salud, trabajó en conjunto con la guardia policial para encontrar un feto en tamaño Hospital, le realizó interrogatorios acusatorios orientados a lograr confesión de delito, introdujo forenses y personal policial para que la revisen mientra salía de la anestesia de su legrado y luego de 5 días, le dió el alta para que pudiera ir a la cárcel. El proceso judicial no se quedó atrás en los maltratos. Jueces del Tribunal, Fiscales y sus primeros defensores, todos patriarcales. No creo que solo sean varones, creo que forman parte activa de un Sistema Patriarcal que produce y reproduce poder en perjuicio de las mujeres y de quienes están en inferioridad de condiciones. Sino no se explica que Belén haya salido esposada del Hospital, directo al Penal, donde se aloja desde hace 2 años y 1 mes. No se explica si no es desde una visión judicial misógina, que su defensa no haya producido pruebas. Que el expediente esté caratulado como homicidio y no existan pruebas que la vinculen con el feto encontrado en un baño donde estaba en ese mismo momento el personal de limpieza. Si no es porque se abusa de un lugar de poder, no se entiende que se le acuse de haber matado como madre si no hay un ADN. Este proceso tiene más de condena moral que de proceso judicial. A las brujas de la Edad Media las acusaban sin pruebas y las quemaban, sólo porque tenían el poder de hacerlo. Las brujas incomodaban con sus acciones a un sistema patriarcal. Acá pasó algo así, una mujer tuvo un aborto en un Hospital y quienes tenían el deber de cuidarla, prefirieron usar su posición para castigarla. Acá estamos como sociedad, involucionando con estos casos misóginos.


Ahora que asumís la defensa, ¿cuáles serán los pasos a seguir?

En primer lugar, buscar la excarcelación de Belén. La libertad antes que todo. Luego de ello, empezar a trabajar en la Casación de la Sentencia, necesitamos que la Corte revea este caso y para ello necesitaremos el apoyo de las Organizaciones para visibilizar que acá hoy se está juzgado una cuestión política y moral, no un acto reprochable en términos de derecho penal. La falta de garantías que tuvo Belén y el peso de la ley que la juzgó muestran que la puerta de acceso a la justicia se achica -o se cierra directamente- para mujeres que abortan. Y si son de sectores populares, peor. Acá no hay una "asesina", acá hay una mujer que tuvo un aborto en el Hospital. El problema es ese y el Patriarcado no lo digiere, por eso reacciona de la forma más violenta, quitándole su libertad.

http://www.po.org.ar/prensaObrera/online/mujer/el-juicio-no-fue-un-espacio-justo-para-belen

Presa por abortar

¡LIBERTAD PARA BELÉN YA!

En esta última semana tuvo lugar el juicio a una mujer de 27 años que fue acusada de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por alevosía luego de que asistiera con un aborto en curso al Hospital Avellaneda.

“Belén”, nombre de fantasía que se adoptó para nombrarla, fue condenada a 8 años de prisión.

El hecho por el que la condenaron sucedió hace 2 años, cuando Belén acudió a la guardia de dicho nosocomio buscando asistencia por dolores abdominales.  Luego que se le inyectara un calmante fue derivada al Servicio de Ginecología ya que también presentaba un abundante sangrado. El médico que la atendió ahí le informó en un primer momento que estaba teniendo un aborto espontáneo de un feto de aproximadamente 20 semanas. Belén contestó que desconocía estar embarazada. La misma declaración que repitió en todo este tiempo.

Pese a que Belén ya contaba con un diagnóstico y estaba siendo asistida, la jefa de parteras decidió ir al baño junto a la policía para inspeccionar lo que había expulsado. A partir de ahí fue acusada de matar a su hijo. El feto que le atribuyen nunca fue examinado para ver si era el que abortó. Tuvo que atravesar distintas situaciones de violencia, desde un enfermero que le llevó un feto en una caja y la insultó hasta la presencia de policías al momento del legrado que le revisaban sus partes íntimas.

Belén fue detenida hasta ser dada de alta, permaneció en la cárcel hasta el juicio y continúa detenida con una condena de 8 años. Pasó por las manos de distintos abogados, que por las dificultades de su familia para afrontar los gastos la dejaron. El último abandonó la causa tres días antes del juicio y una defensora oficial terminó asistiéndola. Es directamente proporcional el ensañamiento de la justicia tucumana con esta joven, con el historial de cobardías para con los representantes del poder.

La acción de los profesionales que violentaron todos los derechos de Belén fue promovida por una orientación institucional, y es la dirección del Hospital de Clínicas Nicolás Avellaneda la que debe estar en primer lugar en el banquillo de los acusados. Por opción u omisión, el tema ya ha tenido en el pasado muestras de que es necesario reglamentar y dar indicaciones claras desde las instituciones de defensa de los derechos y la atención de las mujeres. Los profesionales que colocan sus propios prejuicios por encima del derecho de las mujeres, deben ser investigados si actuaron por iniciativa propia o en consonancia con alguna secta clerical con apoyo estatal.

En el caso de Belén se concentran distintas violencias y atropellos, desde la violación del secreto profesional, la violencia obstétrica, hasta la violencia judicial. Desde el Plenario de Trabajadoras exigimos su inmediata libertad, la nulidad de la sentencia y proponemos armar una campaña nacional, movilizándonos en todo el país por su liberación y por la defensa de los derechos de las mujeres.